Tue. Oct 4th, 2022

    Los cambios sociales y los adelantos tecnológicos están construyendo nuevos modelos de almacenaje. La logística está en boca de todos por los desafíos a los que se confronta: omnicanalidad, entregas en 24 horas, negocio electrónico o industria 4.0. Sin embargo, ¿qué es la logística de una empresa, exactamente? En este artículo profundizamos en su definición, la procedencia del criterio y reflexionamos sobre el futuro del sector.

    Definición de logística y su historia

    Los antiguos romanos y griegos ya estaban familiarizados con el término de logística en el momento de trasladar bienes y comestibles, en especial en el campo militar. Sin embargo no ha sido hasta 1811 una vez que se acuñó por primera ocasión el término ‘logística’ como tal.

    El autor inglés William Muller divulgó dicho año The Elements of the Art of War y, en el capítulo que llevaba bajo nombre ‘Logistics’, se daban a conocer las tácticas que habían seguido nuestros propios antecesores para mover y guardar armas y alimento en tiempos de guerra.

    Otra teoría, también muy amplia, vincula el término ‘logística’ al general suizo Antoine-Henri Jominial, que en su tratado Précis de l’Art de la Guerre (1838) la usó por primera ocasión en su forma francesa (logistique) adaptándola posiblemente de la palabra griego logis, que significa ‘cálculo’, y del verbo francés ‘loger’, que se refiere a alojar o habitar.

    Pero pese a su origen bélico, actualmente, este criterio va muchísimo más allá del entorno de la protección y se aplica principalmente a todo lo referido con el transporte y gestión de mercancías generalmente. El diccionario español de la Real Academia Española, en una de sus acepciones, define la logística como “conjunto de medios y métodos necesarios para llevar a cabo la organización de una empresa o de un servicio, especialmente de distribución”.

    Por su lado, la versión Business del diccionario inglés Cambridge explica que es “el proceso de planificar y organizar para asegurar que los recursos estén en el lugar adecuado con el fin de que la actividad del negocio pueda producirse de forma exitosa”.

    Sin embargo, la entidad norteamericana Council of Supply Chain Management Professionals (CSCMP) sugiere una definición algo más técnica: “la planificación, implementación y control de un flujo de servicios, información y bienes entre el punto de origen y el de consumo, a fin de garantizar su calidad final”.

    O sea, el concepto en la actualidad se refiere a cada una de las etapas que intervienen desde la construcción de un producto hasta su consumo por el comprador final. De la administración del transporte y flota hasta el almacenamiento o la planeación de peticiones.

    No obstante, los nuevos paradigmas industriales (por ejemplo, la logística del e-commerce) donde el comprador elige el qué, el cómo, y el dónde se le entrega el producto, han causado que se tienda a mezclar, de forma errónea, 2 términos que definen conceptos diversos: logística y gestión de la cadena de abastecimiento.

    Diferencias entre logística y gestión de la cadena de suministro

    Es un error habitual confundir la logística y sus repercusiones con la cadena de abasto, que comprende todos los eslabones para la producción y entrega en las condiciones acordadas del producto.

    Como mencionábamos, la logística se define como la planificación, ejecución y control de los productos que entregamos a los consumidores en la cantidad, calidad y tiempo correctos.

    Por su lado, la administración de la cadena de abasto (o supply chain en inglés) tiene relación con todo el flujo de trabajo, incluyendo el contacto final con proveedores y consumidores. Tal, la logística es una pieza más (aunque posiblemente la más importante) de toda la cadena de abasto.

    Ponemos, como ejemplo, una empresa del sector del retail: la logística solo se limitará a la planificación y ejecución de las fases de almacenaje y transporte, mientras que la cadena de suministro asumirá además las funciones de diseño y producción del producto, entre otras más.

    ¿Para qué sirve la logística?

    La logística tiene el propósito de servir de enlace entre los diferentes actores de la cadena de suministro. De esta forma, es la delegada de asegurar que se cumplan, en los tiempos acordados, fases como el aprovisionamiento de materia prima, la preparación de demandas o de afirmar de que no haya entregas tardías.

    Por cierto, las funcionalidades logísticas en una empresa se pueden dividir en 4 de acuerdo con el estado en el cual esté el artículo en la supply chain. De esta forma, pueden diferenciarse entre:

    Aprovisionamiento: la logística se ocupa de labores como la gestión del stock dentro del depósito, la recepción de artículos, la sincronización entre las diversas ubicaciones de la instalación o el procesamiento de peticiones, que después irán hacia otra fase logística.

    Producción: la manufacturación se ha descentralizado de los centros de producción y en la actualidad son bastantes los procesos de construcción de baja dificultad que se hacen en un depósito. Por cierto, la logística es la delegada de coordinar etapas como el montaje de kits o el paso del producto por estaciones de costo agregado.

    Repartición: una vez guardado, el siguiente paso es la preparación de peticiones de acuerdo con la demanda de producto que se haya producido. De esta forma la logística sirve para labores como la consolidación de demandas, la expedición de entregas, la carga en camiones o de garantizar que la entrega se crea según los términos pactados con el comprador final.

    Postventa: el e-commerce ha dotado a esta fase de la cadena de abasto de tareas extra. En la actualidad, la logística debería gestionar el alto gasto que suponen las devoluciones de producto e intentar de borrar este sobrecoste siendo eficientes en cada una de las etapas anteriores.

    Las propiedades de la logística presente

    La gestión de esta actividad en una empresa parte de 2 fines: asegurar el mejor servicio al comprador y minimizar los gastos de los procesos en una compañía. Pero, ¿cuáles son las mejores estrategias para conseguirlo?

    La metodología 7C (la C es por ‘correcto’) enumera los 7 componentes sobre los que se encuentra el triunfo logístico:

    • Producto conveniente. La calidad de nuestra mercancía es el punto de inicio para el conveniente manejo de los procesos logísticos.
    • Cantidades necesarias. La etapa de inventario (gestión de stock adecuada) es clave para hacer llegar nuestro producto en el momento óptimo y de esta forma evitar la rotura de stock.
    • Condiciones necesarias. Debemos conocer de primera mano cómo es nuestra mercancía y qué requiere, tanto en temas de depósito como de transporte, para asegurar su estado óptimo en el momento de la entrega.
    • Depósito adecuado. La empresa debe considerar el layout del depósito según su mercancía y, después, debería garantizar el buen estado de las instalaciones.
    • Tiempo conveniente. Parte del triunfo logístico se basa en respetar los tiempos: cualquier retraso va a ser un coste adicional para nuestro comercio.
    • Comprador adecuado. Debemos asegurar que los envíos lleguen a sus destinatarios: cada devolución por un problema en la dirección representa, además, un gasto extra.
    • Coste conveniente. Tan importante es asegurar la calidad como minimizar al más alto los costes logísticos.

    Aun de esta forma, la logística no es ajena a los cambios económicos, sociales y tecnológicos que están transformando nuestras propias rutinas cotidianas. Frente a la llegada de la industria 4.0, la logística ha tenido que ajustarse a nuevos procesos industriales.

    Futuro: la logística 4.0

    La consolidación de nuevas herramientas digitales en nuestro día a día ha causado cambios en todos los puntos de la sociedad. De esta forma, la logística no se escapa de la necesidad de ajustarse a este nuevo paradigma, en el cual mandan, entre otros:

    • La digitalización de los datos
    • La interconexión de sistemas
    • Aplicaciones y datos en la nube

    Todos dichos cambios pretenden asegurar que la industria se adapte cada vez más a las necesidades del comprador. La logística 4.0 incide en especial en una mejora del reparto, una mayor eficiencia en los procesos de almacenamiento y preparación de peticiones y una reducción en la entrega.

    Por cierto, la digitalización de esta actividad no parece ser una revolución a largo plazo: según un análisis de la consultora Technavio, el mercado de los robots industriales crecerá a una media anual de un 35% hasta 2022, hasta conseguir un volumen de comercio de 3,4 mil millones de dólares para dicho año.

    Es por esto que en el sentido de logística se debería comprender que por el momento no existe una sola forma de contacto con su público objetivo (clientes, proveedores, técnicos, entre otros), sino que la omnicanalidad ya pertenece a nuestras propias vidas. Por esa razón, para asegurarnos una gestión eficaz de todos los procesos logísticos debemos integrar las nuevas tecnologías:

    • Internet de las Cosas (IoT): herramientas para la predicción de la demanda, trazabilidad del producto, sistemas de gestión de almacenes (SGA), entre otros.
    • Big Data: con el objetivo de anticiparse a las solicitudes de los clientes, así como mejor entendimiento de nuestro producto.
    • Robotización del depósito: para mejorar los procesos logísticos.

    En resumen, durante 2 mil años de historia, el término de logística se ha ido amoldando a los cambios económicos, sociales y políticos que ha sufrido la sociedad, consolidándose como un factor clave en la cadena de abasto.

    ¿La razón? La globalización, la urbanización incontrolable y, más que nada, los adelantos en tecnología hacen que la eficiencia y la efectividad en el depósito sea de mayor relevancia hoy que jamás.

    Pero, pese a todo, el papel de la logística todavía es el mismo: asegurar que el producto llegue a su consumidor de forma óptima y en las condiciones acordadas anteriormente.

    Acerca del Sistema de Ruteo para flotas:


    Use Persat para planificar recorridos óptimos y conocer la ubicación de sus vehículos con su Software de Logística y Ruteo. Cree fácilmente las hojas de ruta según los pedidos, los vehículos disponibles y los horarios de entrega. Consulte el detalle de cada ruta calculada, kilómetros a recorrer, horario de llegada a cada destino. Envíe los recorridos a cada conductor, por medio de la aplicación móvil de Persat, para que reciban las indicaciones en sus teléfonos.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.